logo
(844) 663-7286

What’s Your Car Worth?

(844) 663-7286 Get Instant Offer
Quiero vender mi auto, ¡urgente!

Quiero vender mi auto, ¡urgente!

Ha llegado el momento de cambiar de carro y quieres vender tu coche usado o, simplemente, te urge deshacerte de él porque necesitas dinero. En cualquier caso, tienes tres opciones. Te las explicamos en este artículo y analizamos las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. En caso de que te interese, ¡nosotros compramos tu coche! Pero si, aún así, te decides a venderlo por tu cuenta, también te ofrecemos varios tips para conseguir una venta segura y rápida.

“¡Quiero vender mi carro! ¡Y es urgente!”.

La opción más rápida es la de vender tu auto a un concesionario. Generalmente es la alternativa menos rentable, a no ser que quieras comprar un coche nuevo en la misma agencia y desees dar el viejo como enganche para la adquisición del nuevo vehículo. En ese caso, te conviene acudir a un concesionario de la misma marca del coche que quieres vender. Te ofrecerán una mejor tasación.

“¡Vende tu auto! Pagamos en efectivo.”.

La opción más económica en cuanto a la relación costo-beneficio es vender tu auto a un vendedor de coches de segunda mano. La ventaja es que el pago es inmediato y, generalmente, en efectivo, pero la tasación variará en función de la oferta y la demanda del modelo y marca de tu auto en el mercado. Consulta con varios vendedores de tu zona y encuentra la mejor oferta.

También puedes consultar páginas web especializadas en la compra de vehículos de segunda mano. Sin duda, te ahorrarás quebraderos de cabeza, ya que ellos se harán cargo del papeleo.

Vende tu auto tú mismo.

Finalmente, la opción más rentable pero, con toda seguridad, la que más trabajo lleva es la de vender tu coche a un particular. Tendrás que llevar a cabo tú todo el proceso y, sin duda, es más costoso que conducir con tu coche a un concesionario. Si te decides por esta última, te recomendamos seguir una serie de pasos.

Paso 1: Recopila la documentación de tu vehículo.

– Ten a mano el título de tu auto.

– Visita la web del Departamento de Vehículos de Motor de tu estado, donde podrás informarte de la documentación necesaria para transferir la titularidad de tu vehículo. En ocasiones puedes descargar los formularios necesarios de la propia web.

– Comprueba que no tengas ningún préstamo pendiente.

– Anticípate a las preguntas de potenciales compradores y solicita un informe de la historia de tu vehículo.

 

Paso 2: Establece el precio de venta.

 

Puedes buscar en internet coches de la misma marca y modelo y comparar los precios de los carros a la venta que estén en las mismas condiciones que el tuyo. También puedes solicitar una cotización en páginas especializadas de compra de vehículos de segunda mano.

Una vez has chequeado los precios puedes decidir poner tu auto un poco más barato que la media de precios para el mismo tipo de auto, en caso de que te urja venderlo, o ligeramente más elevado para dejar margen a la negociación. Hay compradores a los que les gusta sentir que han sido capaces de cerrar un trato provechoso.

Ten en cuenta que si estableces un precio de venta muy por encima del precio medio del mercado, ahuyentarás a posibles compradores que se sientan incapaces de poder llegar a una negociación.

 

Paso 3: Haz que tu carro luzca lo mejor posible.

Si no puedes permitirte arreglar todos los detalles mecánicos de tu coche, algo que, por otra parte, sería lo ideal, asegúrate de lavarlo y pasar el aspirador por todos los rincones del interior. Si lo llevas a un centro de lavado especializado y lo enceras, mejor que mejor. La impresión que se lleve el posible comprador puede ser negativa si el carro está sucio y el interior huele, por ejemplo, a tabaco.

Paso 4: Publica un buen anuncio.

Toma fotos de tu auto (cuantas más, mejor) aparcado en un lugar que resulte agradable y con buena iluminación. Cuanta más información obtenga el posible comprador a través de las fotos, menos decepciones te llevarás al tener que enseñar tu coche a personas que, finalmente, no resulten estar interesadas. Los vendedores más experimentados suelen incluir fotos del kilometraje, las ruedas y el motor para garantizar que están en buenas condiciones y que la información proporcionada es veraz.

Una vez hechas las fotos, publica el anuncio en el mayor número posible de sitios. Aprovecha el tirón de las redes sociales y las páginas web de publicación de anuncios. Cuanta más visibilidad, más posibilidades de cerrar una venta rápida.

Ofrece una descripción detallada y rigurosa de las características del vehículo, así como de los posibles desperfectos o fallos mecánicos. Sé honesto o los compradores no se fiarán de ti.

Si tu coche no tiene aire acondicionado, puede ser una buena idea instalarlo.

El boca-a-boca también resulta muy efectivo: dile a tu familia, amigos y compañeros de trabajo que has puesto tu coche a la venta. Si tienes una cuenta de Facebook o de Instagram es una buena idea publicarlo en ellas.

Siempre puedes optar por el método tradicional: pon un cartel de ‘Se vende’ en una de las ventanillas de tu coche.

Paso 5: Selecciona a los posibles compradores.

Si publicas una ganga, prepárate para recibir una gran cantidad de llamadas y/o mensajes. Cuanto más detallado haya sido tu anuncio, menos preguntas tendrás que responder por teléfono.

Ten cuidado con compradores que parecen estar contactando a numerosos anunciantes y que te hacen una oferta inicial muy baja. Hay personas que se dedican a comprar vehículos de segunda mano y revenderlos.

 

No te extrañe que un comprador quiera que su mecánico de confianza chequee el coche antes de cerrar el trato. Eso sí, si no es un conocido, acude con él al mecánico.

 

Paso 6: Cerrar el trato.

 

Asegúrate de estar de acuerdo con el comprador en la cantidad final y en el método de pago.

Tendrás que entregarle al comprador el título del vehículo firmado y con la fecha de la venta, así como un recibo. Dependiendo del estado en que residas, es posible que necesites documentación adicional.

 

Es conveniente que consultes en el Departamento de Vehículos de Motor de tu estado que la transferencia de la titularidad se ha realizado correctamente. De lo contrario, podrías ser considerado responsable de futuros problemas causados por el vehículo.

 

¡Ah! Y no te olvides de guardar una copia de todos los documentos de la venta.